Proyecto: Somos niños lectores y escritores


DURACIÓN: anual

FUNDAMENTACIÓN:

Todo acto de lengua posee un significado, un contexto, una función social, y se manifiesta en textos.
Aprender es, para cada niño, un proceso social de construcción de los significados en sus encuentros e interacciones con las ideas, las personas y los acontecimientos. Para aprender a producir textos, los niños requieren tener la necesidad de “escribir para decir algo a alguien”. Siempre se escribe para alguien o algo.

ESPACIO PEDAGÓGICO:

Las actividades se realizarán en la sala, creando un ambiente propicio para trabajar; en ocasiones se desplazarán las mesas y sillas hacia los rincones para participar en rondas y compartir lo trabajado con el grupo.

PROPÓSITOS:

  • Favorecer en cada niño el desarrollo de la propia identidad y de la confianza y seguridad en sus capacidades, para actuar con iniciativa y autonomía, para aprender, para defender sus derechos y para expresar pensamientos, sentimientos y emociones.
  • Habilitar la palabra para que todos los alumnos puedan exponer sus ideas y opiniones, comprender el punto de vista de los otros y profundizar el propio.
  • Favorecer el desarrollo de situaciones didácticas que posibiliten la constitución de una comunidad de lectores y productores de textos en la sala y en el jardín.
  • Seleccionar para leer y narrar textos literarios de calidad para que los niños disfruten de las manifestaciones literarias y las aprecien, convirtiéndose gradualmente en lectores competentes, lectores y críticos.
  • Propiciar la exploración y el trabajo de producción de textos (cuentos o rimas, por ejemplo), para que los niños se expresen libremente y pongan en juego su creatividad.

CONTENIDOS:

  • La lengua como instrumento de identidad.
  • La lengua como elemento socializador.
  • Los componentes paralingüísticos en el discurso. Su utilización en situaciones comunicativas, espontáneas y sistemáticas.
  • Los modos de interacción en la comunicación oral.
  • Distintos tipos de discursos orales: presenciales y mediáticos. Escucha y comprensión.
  • Los medios de comunicación.
  • Diálogos.
  • La construcción de instrucciones y consignas simples.
  • La descripción de objetos y situaciones.
  • La argumentación. Preguntas y respuestas.
  • Interlocutores y destinatarios. Diferenciación. Adecuación del registro a la situación comunicativa.
  • La obtención de la información a través de conversaciones.
  • Semejanzas y diferencias entre las funciones de la lengua oral y escrita.
  • Tipos de lenguajes de los medios. Mensajes que emiten entre ellos.
  • Los textos (no literarios) según su intención comunicativa: informativas, instruccionales, epistolares. Sus funciones.
  • Los distintos portadores de textos, formatos. Intencionalidad. Aspectos lingüísticos. Aspectos gráficos.
  • La lectura como medio de transmisión, de información y de cultura.
  • Pertinencia de la información. Búsqueda y selección.
  • La escritura y la memoria individual y grupal.
  • Convenciones de la escritura.
  • La producción de textos para ser dictados al adulto.
  • Materiales de lectura y escritura construidos en el aula.

ESTRATEGIAS:

  • Búsqueda sistemática del significado del texto.
  • Apropiación del texto a través de la lectura.
  • Formulación de hipótesis.
  • Identificación de los tipos y tamaños de letras.
  • Verificación o rechazo de las hipótesis formuladas.
  • Sistematización de lo realizado.
  • Dictado de texto al adulto.

ACTIVIDADES:

Marzo:

  • Identificamos los percheros con nuestros nombres.
  • Rotulamos el material.
  • Confeccionamos el reglamento de la sala.
  • Utilizamos el calendario.
  • Jugamos con los carteles de los nombres. Los identificamos y clasificamos.

Abril:

  • Creamos un diario mural con recortes de diarios, revistas: los leemos, conversamos sobre su contenido. Si tiene imagen, anticipamos el texto. ¿Quién expresa? ¿Qué cosa? ¿A quién? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿En qué situación?
  • Creamos el diario de la sala, lo organizamos en diferentes secciones.
  • Jugamos a copiar palabras, las dibujamos.
  • Recortamos y pegamos letras y palabras.

Mayo:

  • Creamos la caja de textos de la vida cotidiana con diferentes portadores de textos (etiquetas de productos, recetas, cartas, tarjetas, telegramas).
  • Anticipamos el texto, observamos su formato, la tipografía. Los clasificamos. Escribimos una carta, inventamos publicidades, chistes, adivinanzas.
  • Iniciación en la creación de álbumes, recolectando información escrita o gráfica sobreun determinado tema.

Junio:

  • Confeccionamos el fichero de palabras nuevas (anteriormente trabajadas). Las escribimos, buscamos sus significados, dibujamos. Clasificamos las palabras según su inicial, terminación, diminutivo.
  • Jugamos con familias de palabras.
  • Asociamos las palabras: empieza igual que, termina igual que.
  • Utilizamos el cuadro de doble entrada. Registramos: secretarios, abanderados, carpeta viajera.

Julio:

  •  Trabajamos con afiches. Escribimos para recordar un acontecimiento. ¿Qué? ¿Por qué? ¿Para qué?
  • Creamos la Biblioteca de la sala.

Agosto:

  • Iniciaremos la carpeta de metacognición agrupando todos los textos trabajados: índices de lectura, DNI, propagandas, recortes.
  • En base a éstos, creamos y producimos nuevos textos teniendo en cuenta a los destinatarios, el contenido, tipo de texto, soporte, diagramación.

Septiembre:

  • Inventamos instructivos y reglas de juegos.
  • Jugamos con palabras diferenciando singular y plural, femenino y masculino.

Octubre:

  • Confeccionamos listas y afiches con los materiales que necesitamos traer al jardín.
  • Producimos textos según su intención: funcionales, de comunicación, de expresión literaria. Dictamos al adulto.

 

Actividades y recursos para trabajar la lectoescritura en el jardín:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *