El modelado de masa cumple un papel de importancia en el desarrollo del niño, incrementando su capacidad de concentración y estimulando su creatividad. Esta técnica se utiliza con fines terapéuticos lúdicos permitiendo facilitar sus procesos de aprendizaje a través del juego.

Los niños disfrutan de modelar diferentes tipos de masas y experimentar diversas texturas al mismo tiempo que desarrollan su motricidad fina. Manipular estos materiales favorece a la imaginación y logra incorporar en la rutina diaria momentos de relajación y orden.

A medida que los niños se vayan familiarizando con el modelado de masa, se le puede incorporar a la misma diferentes ingredientes acercando al niño a texturas desconocidas (polenta, arroz, lentejas, arena, etc.) logrando asombro y nuevos descubrimientos. También se pueden presentar variados elementos que contribuyan a la manipulación de la masa: cortantes plásticos, moldes, palos de amasar, escarbadientes o palitos de brochets, tapitas plásticas, entre otros.

Dependiendo de la edad del niño y de la masa que deseen realizar, es una buena experiencia mostrarle los ingredientes para la preparación e incluso que la puedan fabricar ellos mismos.

Esta entrada tiene un comentario

  1. SILVANA COPPI

    genial todo necesito para maternal

Deja una respuesta