Cuento: Julián y su árbol de manzanas


Era un día soleado cuando Julián se despertó a las 7 de la mañana, como todos los días, para ir a la escuela. Se levantó de la cama, se puso sus pantuflas de osito y fue a desayunar con su familia, como todos los días.

Como todos los días, terminó su tazón de chocolatada y dos tostadas con manteca y se lavó los dientes; se vistió, cargó su mochila y se fue caminando a la escuela por las mismas calles de siempre, saltando las mismas baldosas flojas de todos los días.
Despidió a su mamá y entró a la escuela, la misma escuela a la que va desde primer grado. Se sentó en su mismo banco de todos los días y comenzó la clase.

“Otra vez cuentas, fracciones, lecturas aburridas, inglés, lo mismo de siempre” – pensó Julián. Lo que no se imaginaba era que ese día tenía algo especial.
La maestra había preparado una clase sorpresa en la que invitaba a los niños a compartir experiencias con el resto de la clase.

Julián abrió bien grande los ojos y empezó a temblar (lo que les conté es que es muy tímido y no le gusta para nada hablar en público, y menos si hay mucha gente).

Mientras iban pasando sus compañeros contando historias fabulosas que habían vivido, a Julián no se le ocurría nada para decir, los nervios le había borrado la memoria.

Pero, para sorpresa nuevamente de Julián, en el momento de pasar al frente se acordó de su actividad preferida y se olvidó de la vergüenza y la timidez. Lo que más disfrutaba Julián era de su árbol de manzanas y, como por arte de magia, comenzaron a salir miles de palabras de su boca.

Entusiasmado relató cómo lo cuidaba y lo veía crecer y cambiar durante todo el año, claro, él lo había plantado cuando era apenas una ramita pequeña y débil.

En primavera, cuando el sol comenzaba a calentar se llenaba de flores, hojas verdes y pajaritos que se mimaban, también en esta estación Julián se dedicaba a plantar semillitas en su jardín. En verano, cada florcita se convertía en una roja y deliciosa manzana. El arbolito se llenaba de hojas muy verdes y Julián disfrutaba de bellas lecturas acostado bajo su sombra. En otoño, las hojitas del árbol se pintaban de amarillo, naranja y marrón. Cuando soplaba el viento las hojitas se caían y volaban por toda la vereda. En invierno, debido al frío, el manzanito ya no tenía hojitas y sus ramas se llenaban de nieve.

Y así, Julián contaba cuán feliz lo hacía ver como crecía y cambiaba su manzanito en cada estación del año.

Cuando terminó su relato recibió un gran aplauso de sus compañeros y un reconocimiento por parte de su maestra por aquella experiencia tan enriquecedora.
Ese día que empezó como cualquier otro, fue inolvidable para Julián.

Leer Más

Derechos de los niños a escuchar cuentos


  1. Todos los niños, sin distinción de raza, idioma o religión, tienen derecho a escuchar cuentos que estimulen su imaginación y su capacidad crítica.
  2. Todos los niños tienen pleno derecho a exigir que sus padres le cuenten cuentos a cualquier hora del día. Aquellos padres que se nieguen a contar un cuento se están auto condenando a que sus hijos jamás se lo vuelvan a pedir.
  3. Todos los niños que por una u otra razón no tengan a nadie que le cuente cuentos, tienen absoluto derecho a pedir al adulto de su preferencia que se los cuente, demostrando compromiso, amor y ternura.
  4. Todos los niños tienen derecho a escuchar cuentos sentados en las rodillas de sus abuelos. Aquellos que tengan vivos a sus cuatro abuelos podrán cederlos a otros niños que, por diversas razones, no los tengan cerca. Así como también aquellos abuelos que carezcan de nietos están en libertad de acudir a escuelas, parques y otros lugares de concentración infantil donde podrán contar cuantos cuentos quieran.
  5. Todos los niños están en el derecho de saber quiénes son José Martí, Hans Christian Andersen, Rafael Pombo, Elsa Bornemann, José Sebastian Tallon, Laura Devetach, Carlo Collodi, María Elena Walsh, entre otros. Las personas adultas están en la obligación de poner al alcance de los niños todos los libros, cuentos y poemas de estos autores.
  6. Todos los niños gozan a plenitud del derecho a conocer las fábulas, mitos y leyendas de la tradición oral de su país.
  7. Todos los niños tienen derecho a inventar y contar sus propios cuentos, así como modificar los ya existentes creando su propia versión. En aquellos casos de niños demasiado influenciados por la televisión, sus padres están en la obligación de descontaminarlos conduciéndolos por los caminos de la imaginación de la mano de un buen libro de cuentos.
  8. Todos los niños tienen derecho a exigir cuentos nuevos. Los adultos están en la obligación de nutrirse permanentemente de nuevos relatos, propios o no, con o sin reyes, largos o cortos.
  9. Todos los niños siempre tienen derecho a pedir otro cuento y a pedir que le cuenten miles de veces el mismo cuento.
  10. Todos los niños tienen derecho a crecer acompañado de las aventuras de “Tío Tigre y Tío Conejo”, de aquel caballo que era bien bonito, de la barba del viejo Lucho, del colorín colorado de los cuentos y del inmortal “Había una vez…”, palabra mágica que abre las puertas de la imaginación en la ruta hacia los sueños más hermosos de la niñez.

Leer Más

Cuentos para niños


El primer contacto del niño con el género literario es a través de la literatura oral (canciones o nanas), más adelante será el cuento narrado o leído por algún familiar. Luego interviene, en el jardín de infantes, el libro-objeto, el cual cobra importancia material y se transforma en un recurso manipulable, dónde comienza a diferenciar letras de número e imágenes, y, finalmente, llega la lectura directa por parte del niño.

Promover la lectura en el nivel inicial como generadora de placer, contribuye a la formación de nuevas ideas, emociones y sensaciones, creando espacios que favorezcan al desarrollo de la imaginación, recreando nuevos escenarios y personajes, introduciéndolos en un mundo que une fantasía y realidad.

Un recurso válido es la lectura de imágenes, donde los niños a través de éstas nos sitúen en un marco espacial, les pongan nombre a sus personajes, edades, definan sus personalidades y el contexto en el que están inmersos.

 

“Dicen que una imagen vale más que mil palabras,
pero cuando una palabra tiene valor, contiene mil imágenes”

Cuentos:

 

Leer Más

Actividad: Estimulación de la capacidad de fabular


Elementos:

  • Fotografías de cada uno de los niños
  • Imágenes de personajes de cuentos
  • Cajas

Paso a paso:

  • Sentados en círculo, la docente presenta dos cajas a los niños. En una están las fotografías de los niños y en otra las imágenes de los personajes de cuentos
  • La docente propone inventar cuentos, sacando fotografías e imágenes al azar de las cajas
  • Un niño toma una fotografía y una imagen: “(nombre del niño) protagonizará un relato con (personaje de cuento)”
  • La docente interroga para que los niños comiencen a desarrollar la historia: “¿dónde están? ¿con quién se encuentran? ¿a quién salvarán? ¿con quién se enfrentarán? ¿qué ocurre después?”
  • Una vez terminada la historia, cada niño dibuja la escena que más le gustó

Esta actividad podrá repetirse trabajando con imágenes de superhéroes, animales u otros personajes propuestos por los niños. También podrá agregarse una tercera caja que contenga tarjetas de objetos y/o escenarios, estimulando la imaginación y enriqueciendo los relatos.

Leer Más

Proyecto: Somos niños lectores y escritores


DURACIÓN: anual

FUNDAMENTACIÓN:

Todo acto de lengua posee un significado, un contexto, una función social, y se manifiesta en textos.
Aprender es, para cada niño, un proceso social de construcción de los significados en sus encuentros e interacciones con las ideas, las personas y los acontecimientos. Para aprender a producir textos, los niños requieren tener la necesidad de “escribir para decir algo a alguien”. Siempre se escribe para alguien o algo.

ESPACIO PEDAGÓGICO:

Las actividades se realizarán en la sala, creando un ambiente propicio para trabajar; en ocasiones se desplazarán las mesas y sillas hacia los rincones para participar en rondas y compartir lo trabajado con el grupo.

PROPÓSITOS:

  • Favorecer en cada niño el desarrollo de la propia identidad y de la confianza y seguridad en sus capacidades, para actuar con iniciativa y autonomía, para aprender, para defender sus derechos y para expresar pensamientos, sentimientos y emociones.
  • Habilitar la palabra para que todos los alumnos puedan exponer sus ideas y opiniones, comprender el punto de vista de los otros y profundizar el propio.
  • Favorecer el desarrollo de situaciones didácticas que posibiliten la constitución de una comunidad de lectores y productores de textos en la sala y en el jardín.
  • Seleccionar para leer y narrar textos literarios de calidad para que los niños disfruten de las manifestaciones literarias y las aprecien, convirtiéndose gradualmente en lectores competentes, lectores y críticos.
  • Propiciar la exploración y el trabajo de producción de textos (cuentos o rimas, por ejemplo), para que los niños se expresen libremente y pongan en juego su creatividad.

CONTENIDOS:

  • La lengua como instrumento de identidad.
  • La lengua como elemento socializador.
  • Los componentes paralingüísticos en el discurso. Su utilización en situaciones comunicativas, espontáneas y sistemáticas.
  • Los modos de interacción en la comunicación oral.
  • Distintos tipos de discursos orales: presenciales y mediáticos. Escucha y comprensión.
  • Los medios de comunicación.
  • Diálogos.
  • La construcción de instrucciones y consignas simples.
  • La descripción de objetos y situaciones.
  • La argumentación. Preguntas y respuestas.
  • Interlocutores y destinatarios. Diferenciación. Adecuación del registro a la situación comunicativa.
  • La obtención de la información a través de conversaciones.
  • Semejanzas y diferencias entre las funciones de la lengua oral y escrita.
  • Tipos de lenguajes de los medios. Mensajes que emiten entre ellos.
  • Los textos (no literarios) según su intención comunicativa: informativas, instruccionales, epistolares. Sus funciones.
  • Los distintos portadores de textos, formatos. Intencionalidad. Aspectos lingüísticos. Aspectos gráficos.
  • La lectura como medio de transmisión, de información y de cultura.
  • Pertinencia de la información. Búsqueda y selección.
  • La escritura y la memoria individual y grupal.
  • Convenciones de la escritura.
  • La producción de textos para ser dictados al adulto.
  • Materiales de lectura y escritura construidos en el aula.

ESTRATEGIAS:

  • Búsqueda sistemática del significado del texto.
  • Apropiación del texto a través de la lectura.
  • Formulación de hipótesis.
  • Identificación de los tipos y tamaños de letras.
  • Verificación o rechazo de las hipótesis formuladas.
  • Sistematización de lo realizado.
  • Dictado de texto al adulto.

ACTIVIDADES:

Marzo:

  • Identificamos los percheros con nuestros nombres.
  • Rotulamos el material.
  • Confeccionamos el reglamento de la sala.
  • Utilizamos el calendario.
  • Jugamos con los carteles de los nombres. Los identificamos y clasificamos.

Abril:

  • Creamos un diario mural con recortes de diarios, revistas: los leemos, conversamos sobre su contenido. Si tiene imagen, anticipamos el texto. ¿Quién expresa? ¿Qué cosa? ¿A quién? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿En qué situación?
  • Creamos el diario de la sala, lo organizamos en diferentes secciones.
  • Jugamos a copiar palabras, las dibujamos.
  • Recortamos y pegamos letras y palabras.

Mayo:

  • Creamos la caja de textos de la vida cotidiana con diferentes portadores de textos (etiquetas de productos, recetas, cartas, tarjetas, telegramas).
  • Anticipamos el texto, observamos su formato, la tipografía. Los clasificamos. Escribimos una carta, inventamos publicidades, chistes, adivinanzas.
  • Iniciación en la creación de álbumes, recolectando información escrita o gráfica sobreun determinado tema.

Junio:

  • Confeccionamos el fichero de palabras nuevas (anteriormente trabajadas). Las escribimos, buscamos sus significados, dibujamos. Clasificamos las palabras según su inicial, terminación, diminutivo.
  • Jugamos con familias de palabras.
  • Asociamos las palabras: empieza igual que, termina igual que.
  • Utilizamos el cuadro de doble entrada. Registramos: secretarios, abanderados, carpeta viajera.

Julio:

  •  Trabajamos con afiches. Escribimos para recordar un acontecimiento. ¿Qué? ¿Por qué? ¿Para qué?
  • Creamos la Biblioteca de la sala.

Agosto:

  • Iniciaremos la carpeta de metacognición agrupando todos los textos trabajados: índices de lectura, DNI, propagandas, recortes.
  • En base a éstos, creamos y producimos nuevos textos teniendo en cuenta a los destinatarios, el contenido, tipo de texto, soporte, diagramación.

Septiembre:

  • Inventamos instructivos y reglas de juegos.
  • Jugamos con palabras diferenciando singular y plural, femenino y masculino.

Octubre:

  • Confeccionamos listas y afiches con los materiales que necesitamos traer al jardín.
  • Producimos textos según su intención: funcionales, de comunicación, de expresión literaria. Dictamos al adulto.

 

Actividades y recursos para trabajar la lectoescritura en el jardín:

Leer Más