Adivinanzas de la Naturaleza


Vengo después del verano,
llego antes que el invierno,
me gusta jugar con las hojas
ayudado por el viento.

Alargo un poco las noches
y hago más cortos los días,
remonto tu barrilete
con una brisa más fría.
(el otoño)

Todos me pisan a mí,
pero yo no piso a nadie;
todos preguntan por mí,
yo no pregunto por nadie.
(el camino)

Adivina quién soy:
cuanto más lavo,
más sucia voy.
(el agua)

¿Quién es el que bebe por los pies?
(el árbol)

Una fuente de avellana que de día se recoge
y de noche se derrama.
(las estrellas)

¿Qué será, qué es:
mientras más grande,
menos se ve?
(la oscuridad)

Rompe y no tiene manos,
corre y no tiene pies,
sopla y no tiene boca,
¿qué te parece que es?
(el viento)

En primavera te deleito,
en verano te refresco,
en otoño te alimento
y en invierno te caliento.
(el árbol)

Sin el aire yo no vivo;
sin la tierra yo me muero;
tengo yemas sin ser huevo,
y copa sin ser sombrero.
(el árbol)

Hay quien bebe por la boca,
que es la forma de beber,
pero sé de alguien que bebe
solamente por los pies.
(el árbol)

Desde el día en que nací,
corro y corro sin cesar:
corro de noche y de día
hasta llegar a la mar.
(el río)

Soy el que jamás descansa
y va y viene sin cesar.
Nunca me puedo secar.
Jamás te aburre mi danza.
En presencia o añoranza
tú siempre me vas a amar.
(el mar)

Doy al cielo resplandores
cuando deja de llover:
abanico de colores,
que nunca podrás coger.
(el arco iris)

El cielo y la tierra
se van a juntar;
la ola y la nube se van a enredar.
Vayas donde vayas
siempre lo verás,
por mucho que andes
nunca llegarás.
(el horizonte)

Siempre quietas,
siempre inquietas:
dormidas de día,
de noche despiertas.
(las estrellas)

Si no hay, se ve;
si hay poca, se ve;
si hay mucha, no se ve.
¿Qué será?
(la oscuridad)

Soy la flor del indeciso
y del adivinador,
todos me arrancan los pétalos:
si, no; si, no; si, no.
(la margarita)

Pálida es mi cara,
pero muy hermosa,
a veces de tarde
se me ve borrosa,
en cambio de noche brillo como ninguna,
sobre el mar, sobre el río
o sobre la laguna.
(la luna)

Por las barandas del cielo
se pasea una doncella
vestida de azul y blanco
y reluce como estrella.
(la luna)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *