Poesía: La vida que yo elegí


A veces pienso si hubiera elegido otro camino,
sin delantal de colores, sin alboroto de niños.

Mi vida sin plastilina, sin cartulinas brillantes,
rodeada de otros matices, ¡Una vida sin disfraces!

¿Cómo sería yo, entonces, sin “rincones”
y sin bloques, sin saber contar un cuento, sin atar tantos cordones?

¿Podría entender los sueños, creería en la fantasía?
¿Sabría al mismo tiempo “sonar narices” y hacer caricias?

¿Podría aprender un juego sentada sobre la alfombra?,
¿Levantaría castillos?, ¿Sabría hacer una ronda?

Esta es mi vida, señores, la vida que yo elegí,
un mundo maravilloso donde todo es compartir.

Y estas dos manos que tengo,
que a veces parecen tantas,
son “actrices”, “bailarinas”, “titiriteras” y “curananas”.

Mi mundo está en el jardín,
la sala es mi universo
¡Y los nenes y nenas que la pueblan, la razón de lo que siento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *