La historia de la Independencia – 9 de Julio de 1916


Hace muchísimos años, allá por 1816, en la provincia más pequeña de Argentina, Tucumán, ocurrió algo muy importante: los representantes de cada provincia se reunieron allí para firmar un Acta donde declaraban la Independencia. Claro, ellos querían ser libres del rey de España.

Los representantes de cada provincia tuvieron que viajar mucho para llegar a Tucumán, en esa época no había aviones ni autos veloces como los que hay ahora. Ellos viajaban en diligencias, carretas y a caballo. El viaje era muy cansador, pasaban frío y debían comer a la orilla del camino o llegar hasta unas posadas a descansar un rato. Era un enorme sacrificio para ellos, pero estaban felices de poder hacer algo tan importante por su Patria y por el pueblo argentino que ya no quería depender de un rey de otro país.

En Tucumán todo el pueblo los estaba esperando: para recibir el Congreso, prepararon la casa más grande de la ciudad que pertenecía a la señora Francisca Bazán de Laguna.

Los representantes que habían llegado a Tucumán estaban dispuestos a trabajar mucho por la Patria; las reuniones comenzaban muy temprano y finalizaban hasta que se escondía el sol. Así, trabajaron durante varios meses.

El presidente del Congreso, Francisco Narciso Laprida, les preguntó a los congresales si querían ser libres e independientes de los reyes de España y todos contestaron: ¡Si, queremos!. Después de tanto discutir y proponer ideas, lograron ponerse de acuerdo y redactaron las nuevas propuestas en el Acta de la Independencia. Todos estaban felices: la gente del pueblo también festejaba en las calles.

Luego de que todos los congresales firmaran el Acta, se la enviaron al Rey de España para que se entere lo que estaba ocurriendo.

Grandes y chicos festejaron comiendo empanadas calientes y organizando bailes en las calles principales. Muy contentos decían todos juntos: ¡Viva la Patria! ¡Viva la Independencia! ¡Viva la Libertad!

Leer Más

¿Qué pasó el 9 de julio de 1816?


El día 24 de marzo de 1816, el Congreso de Tucumán, conformado por 33 diputados representantes de cada una de las Provincias Unidas del Río de La Plata, comenzó sus sesiones en la casa de Francisca Bazán de Laguna, con el claro objetivo de declararse independientes de la corona española.

Como primera medida, se decidió convocar un Director Supremo –Juan Martín de Pueyrredón- que fuera capaz de mantener el orden y pudiera restaurar la autoridad central. Luego de varios meses de discusión, se trazaron los primeros lineamientos de la nueva nación y el día 9 de julio decidieron concretar públicamente la Declaración de la Independencia.

El secretario Juan José Paso preguntó a los congresales “si querían que las Provincias de la Unión fuesen una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli”, todos contestaron afirmativamente y se dispusieron a firmar el Acta de la Independencia. Una vez finalizada la sesión, el pueblo salió a las calles a festejar que ya eran libres e independientes.

Actividades y recursos para trabajar el “Día de la Independencia” en el jardín:

Acróstico del Día de la Independencia:

Igualdad de derechos
Nuestra Patria hoy reclama
Deseando poder elegir y
Emprender nuestro destino.
Para que un día los argentinos
Enarbolemos nuestra bandera
Negociamos la libertad,
Decimos NO a las guerras.
España ya no nos manda,
No tiene autoridad sobre este pueblo
Confiamos en nosotros mismos
Iluminados por nuestros sueños:
Amar y cuidar este suelo.

Leer Más