Poesía: Mis manos

Mis manos sirven para comer
y también para beber,
ellas me lavan, ellas me peinan,
sirven de apoyo en la escalera

con ellas pinto, con ellas juego,
hago caricias, pero no pego,
las manos hablan al aplaudir
cuando llamamos y al despedir.

Comparte con tus amigos: