Ideas para el acto de la Revolución del 25 de Mayo


Palabras alusivas

La palabra libertad comenzó a gestarse en el corazón de los argentinos el 25 de mayo de 1810 y hoy nos compromete a seguir defendiendo los principios de soberanía de aquellos hombres que alguna vez hicieron realidad el sueño más valioso de un pueblo: poder vivir en libertad.

En esta ocasión celebraremos un nuevo aniversario de la Gesta de mayo, viviendo este encuentro como una oportunidad para reflexionar sobre el legado que nos dejaron.

Los invitamos a participar de este acto recordando aquellos momentos y afianzando el compromiso, la unión nacional, la justicia, la paz y la libertad. (más…)

Leer Más

Día de la Escarapela – 18 de mayo


En Argentina, la escarapela representa uno de los símbolos nacionales más importantes y es tradición llevarla puesta en las fechas más destacadas de nuestra historia.

El Día de la Escarapela fue instituido por el Consejo Nacional de Educación en el año 1935 y se celebra cada 18 de mayo, aunque el origen de los colores y las razones por las que fueron elegidos para simbolizar a la Patria no pueden establecerse con precisión.

Trabajar el Día de la Escarapela en el jardín es una buena oportunidad para dar inicio a los festejos del 25 de mayo, destacando la importancia que tiene como signo de identificación para nuestro país. Es importante recordar esta fecha con respeto y compromiso hacia el valor de los símbolos patrios.

¿Cuál es su significado?

La escarapela argentina es un emblema que representa los valores de libertad e independencia, rindiéndole homenaje al pueblo popular. Es un distintivo que nos caracteriza como una Nación Unida.

Actividades y recursos para trabajar el “Día de la Escarapela” en el jardín:

Leer Más

Historia de la Escarapela Argentina


El origen de la escarapela no presenta datos precisos, aunque la primera fecha que se aproxima al uso de los colores celeste y blanco como distintivos es la del 19 de mayo de 1810, donde un grupo de damas de Buenos Aires se presentaron a una entrevista con el entonces coronel Cornelio Saavedra.

Meses más tarde, Manuel Belgrano envió una nota al Triunvirato solicitando que se establezca el uso de la escarapela nacional para distinguir a los ejércitos patrios de los españoles. Esta medida quedó anunciada oficialmente el día 13 de febrero de 1812.

El 18 de febrero de ese año, el Gobierno reconoció la Escarapela Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata con los colores blanco y azul celeste.

Manteniendo el concepto de que la escarapela representa los valores de libertad y unión, Belgrano decidió diseñar una Bandera con los mismos colores y la hizo jurar nueve días más tarde, el 27 de febrero.

Leer Más

La historia de la Independencia – 9 de Julio de 1916


Hace muchísimos años, allá por 1816, en la provincia más pequeña de Argentina, Tucumán, ocurrió algo muy importante: los representantes de cada provincia se reunieron allí para firmar un Acta donde declaraban la Independencia. Claro, ellos querían ser libres del rey de España.

Los representantes de cada provincia tuvieron que viajar mucho para llegar a Tucumán, en esa época no había aviones ni autos veloces como los que hay ahora. Ellos viajaban en diligencias, carretas y a caballo. El viaje era muy cansador, pasaban frío y debían comer a la orilla del camino o llegar hasta unas posadas a descansar un rato. Era un enorme sacrificio para ellos, pero estaban felices de poder hacer algo tan importante por su Patria y por el pueblo argentino que ya no quería depender de un rey de otro país.

En Tucumán todo el pueblo los estaba esperando: para recibir el Congreso, prepararon la casa más grande de la ciudad que pertenecía a la señora Francisca Bazán de Laguna.

Los representantes que habían llegado a Tucumán estaban dispuestos a trabajar mucho por la Patria; las reuniones comenzaban muy temprano y finalizaban hasta que se escondía el sol. Así, trabajaron durante varios meses.

El presidente del Congreso, Francisco Narciso Laprida, les preguntó a los congresales si querían ser libres e independientes de los reyes de España y todos contestaron: ¡Si, queremos!. Después de tanto discutir y proponer ideas, lograron ponerse de acuerdo y redactaron las nuevas propuestas en el Acta de la Independencia. Todos estaban felices: la gente del pueblo también festejaba en las calles.

Luego de que todos los congresales firmaran el Acta, se la enviaron al Rey de España para que se entere lo que estaba ocurriendo.

Grandes y chicos festejaron comiendo empanadas calientes y organizando bailes en las calles principales. Muy contentos decían todos juntos: ¡Viva la Patria! ¡Viva la Independencia! ¡Viva la Libertad!

Leer Más

La historia de la Independencia


Hace muchísimos años, allá por 1816, en la provincia más pequeña de Argentina, Tucumán, ocurrió algo muy importante: los representantes de cada provincia se reunieron allí para firmar un Acta donde declaraban la Independencia. Claro, ellos querían ser libres del rey de España.

Los representantes de cada provincia tuvieron que viajar mucho para llegar a Tucumán, en esa época no había aviones ni autos veloces como los que hay ahora. Ellos viajaban en diligencias, carretas y a caballo. El viaje era muy cansador, pasaban frío y debían comer a la orilla del camino o llegar hasta unas posadas a descansar un rato. Era un enorme sacrificio para ellos, pero estaban felices de poder hacer algo tan importante por su Patria y por el pueblo argentino que ya no quería depender de un rey de otro país.

En Tucumán todo el pueblo los estaba esperando: para recibir el Congreso, prepararon la casa más grande de la ciudad que pertenecía a la señora Francisca Bazán de Laguna.

Los representantes que habían llegado a Tucumán estaban dispuestos a trabajar mucho por la Patria; las reuniones comenzaban muy temprano y finalizaban hasta que se escondía el sol. Así, trabajaron durante varios meses.

El presidente del Congreso, Francisco Narciso Laprida, les preguntó a los congresales si querían ser libres e independientes de los reyes de España y todos contestaron: ¡Si, queremos!. Después de tanto discutir y proponer ideas, lograron ponerse de acuerdo y redactaron las nuevas propuestas en el Acta de la Independencia. Todos estaban felices: la gente del pueblo también festejaba en las calles.

Luego de que todos los congresales firmaran el Acta, se la enviaron al Rey de España para que se entere lo que estaba ocurriendo.

Grandes y chicos festejaron comiendo empanadas calientes y organizando bailes en las calles principales. Muy contentos decían todos juntos: ¡Viva la Patria! ¡Viva la Independencia! ¡Viva la Libertad!

Leer Más