Poesía: El sueño de los soldados

Por agua, en barcos de guerra,
navegaron nuestros soldados
soñando con recuperar dos islas,
en una lucha se enfrentaron.

Mostraron su gran coraje,
su fortaleza y valentía
cruzando el aire en aviones
en el sur de la Argentina.

No alcanzaron los sueños
ni las nobles intenciones,
ni lo que el corazón sentía
o si eran justas las razones.

Nuestras Islas Malvinas,
silenciosas, se quedaron
escuchando las promesas
de soldados que soñaron.

 Nilda Zamataro

Leer Más

Poesía: Día Internacional de la Paz

Deseos

Cerraré los ojos,
contaré hasta tres,
cuando los abra,
¿qué encontraré?

Un cielo celeste
con un sol brillando,
jardines con flores
y pájaros volando.

Cerraré los ojos,
contaré hasta tres,
cuando los abra,
¿qué encontraré?

Plazas con árboles
y niños jugando,
caminos cuidados
con gente paseando.

Cerraré los ojos,
contaré hasta tres,
cuando los abra,
¿qué encontraré?

Personas distintas
conviviendo en paz,
en un mundo lleno
de amor y amistad.
Viviana Lasover

Leer Más

Poesías para el día del Maestro

Una orquesta en el jardín

En el jardín se formó una orquesta
para esta fiesta, para esta fiesta,
y dedicamos nuestro concierto
a las maestras y a los maestros.

Suenen, suenen, suenen panderetas
que este día en muy especial.
Suenen panderetas que hay que festejar.
Mónica Tirabasso

A los niños les gusta

A los niños les gusta
sentarse a tu lado
y observar tus dulces gestos
con ojitos asombrados.

A los niños les gusta
cuando los tomás de la mano,
les regalás caricias
y les das un abrazo.

A los niños les gusta
cada cosa que estrenás,
si te cortás el cabello
y las sorpresas preparás.

A los niños les gusta
regalarte un ruidoso beso
y el dibujo de un corazón enorme,
con su nombre y el tuyo impresos.

A los niños les gusta
que les enseñes a conjugar,
en estas acciones chiquitas,
el verbo amar.
Nilda Zamataro

Porque sos mi señorita

Porque sos mi señorita
hoy te quiero regalar
un manojo de deseos
para que puedas soñar,
un ramito de violetas
para que puedas guardar
el más dulce de mis besos
y un “te quiero” de verdad.

Sos vos, mi señorita
Cuando llego al jardín y te veo,
empieza el día con un sol siempre nuevo
de sonrisas, amigos y mil juegos,
a tu mano me aferro sin miedo.

Aprender es una hermosa canción,
se construye con ingenio y amor,
donde sumar es cuestión de amigos,
donde dos es más que uno más uno.

En tu abrazo me haces sentir
que las ventanas se pueden abrir,
que las semillas pueden germinar
con amor, amistad y sinceridad.
Cuando llego al jardín y te veo,
empieza el día con un sol siempre nuevo
de sonrisas, amigos y mil juegos,
a tu mano me aferro sin miedo.

Porque mi seño me regala su calor,
porque mi seño me da un mundo de ilusión,
en el que los miedos no existen ni el rencor.
Sos vos, mi señorita, mi alegría.
Miriam Udi

Gracias a ti

Cuántas cosas aprendo en el jardín,
cuántas cosas aprendo gracias a ti,
que estás siempre entre papeles de colores
y me sorprendes con poesías y canciones.

Cuántas cosas aprendo en el jardín,
cuántas cosas aprendo gracias a ti,
que descubres cómo estoy con tu mirada
y me mimas si algo malo me pasa.

¡Gracias hoy te digo, gracias de corazón,
por ayudarme tanto y ser como sos!
Viviana Lasover

Las manos de mi seño

Mi seño tiene las manos
hechas de amor y papel,
de témperas de colores
y de masitas de miel.

Ellas son las creadoras
de mundos maravillosos,
de títeres, de princesas
y príncipes amorosos.

Sus manos guardan secretos
de juegos y mil canciones.
Sus caricias son la cura
de golpes y de chichones.

Gracias, seño, por tener
esas manos creadoras
que me enseñan a querer
ser una mejor persona.

Leer Más

Poesía: La vida que yo elegí

A veces pienso si hubiera elegido otro camino,
sin delantal de colores, sin alboroto de niños.

Mi vida sin plastilina, sin cartulinas brillantes,
rodeada de otros matices, ¡Una vida sin disfraces!

¿Cómo sería yo, entonces, sin “rincones”
y sin bloques, sin saber contar un cuento, sin atar tantos cordones?

¿Podría entender los sueños, creería en la fantasía?
¿Sabría al mismo tiempo “sonar narices” y hacer caricias?

¿Podría aprender un juego sentada sobre la alfombra?,
¿Levantaría castillos?, ¿Sabría hacer una ronda?

Esta es mi vida, señores, la vida que yo elegí,
un mundo maravilloso donde todo es compartir.

Y estas dos manos que tengo,
que a veces parecen tantas,
son “actrices”, “bailarinas”, “titiriteras” y “curananas”.

Mi mundo está en el jardín,
la sala es mi universo
¡Y los nenes y nenas que la pueblan, la razón de lo que siento!

Leer Más