Proyecto: Ritmos y sonidos


DURACIÓN:   30 días

FUNDAMENTACIÓN:

La relación de la música con los niños es primordial en el ámbito educativo. Cantar, palmear ritmos, escuchar obras instrumentales o hacer música con elementos cotidianos son experiencias atractivas y ricas para los niños que promueven, además, otros aspectos como la creatividad y la expresión.

Este proyecto se propone festejar el mes de la música a través de una jornada de juegos y propuestas para disfrutar y aprender más sobre este lenguaje.

ESPACIO PEDAGÓGICO:

La mayoría de las actividades se realizarán en la sala, de ser necesario, se organizará el espacio corriendo el mobiliario para una mayor seguridad de los niños. Se utilizará el SUM y el patio para realizar juegos en los cuales los desplazamientos necesiten mayor espacio y libertad de movimientos.

PROPÓSITOS:

  • Crear situaciones de enseñanza para que todos los alumnos avancen en el desarrollo musical mediante propuestas que permitan el afianzamiento de la confianza desde el vínculo y el afecto.
  • Propiciar espacios para que el niño sea partícipe activo en la construcción del proyecto musical a través de la organización de experiencias que contemplen la expresión desde el aporte de ideas y sensaciones que enriquezcan la actividad compartida.

CONTENIDOS:

En cuanto a la Formación Personal y Social:

  • Valoración y respeto por la diversidad cultural, étnica, de género, de ideas.

En cuanto al Juego:

  • intercambio de ideas y de negociación para llegar a acuerdos que enriquezcan el juego;
  • desarrollo de la imaginación;
  • expresión de necesidades, sentimientos y emociones.

Teatro

  • Representar diferentes roles utilizando distintos recursos expresivo-dramáticos.

Música

  • Interpretación de canciones que incorporen juegos corporales y dramáticos.
  • Exploración sonora de objetos de uso cotidiano y proveniente del entorno.
  • Exploración sonora de instrumentos que se encuentren en el jardín.
  • Investigación sobre los diferentes modos de producir sonidos: sacudir, percutir, raspar, frotar, entrechocar, soplar.
  • Exploración del cuerpo como productor de sonido.
  • Creación de movimientos, sonidos y juegos corporales para acompañar canciones.
  • Utilización de las grafías analógicas como registro.

ESTRATEGIAS DOCENTES:

  • Escuchar el relato de los niños y dar lugar a la escucha entre pares.
  • Propiciar un ambiente para que emerjan diferentes expresiones.
  • Presentar los materiales y proponer la libre exploración de los mismos.
  • Hacer partícipe a las familias aportando material pertinente.
  • Proponer la búsqueda de imágenes en revistas.
  • Implementar actividades relacionadas con los diferentes ritmos.
  • Brindar materiales y proponer realizar instrumentos musicales simples.

POSIBLES ACTIVIDADES

  • Escuchar sonidos de la naturaleza.
  • Reconocer sonidos de objetos.
  • Crear sonidos con elementos de la sala.
  • Escuchar sonidos y dibujarlos.
  • Buscar elementos vibrantes (ej.: hojas de los árboles, agua, llama de fuego).
  • Hacer sonar diferentes partes cuerpo.
  • Invitar a un profesor de música para que nos presente diferentes instrumentos musicales y nos enseñe a usarlos.
  • Escuchar los sonidos de algunos elementos cotidianos.
  • Crear instrumentos con material descartable.
  • Proyectar videos de diferentes danzas.
  • Bailar libremente al ritmo de diferentes músicas.
  • Escuchar sonidos e imitarlos con los instrumentos fabricados.
  • Jugar con onomatopeyas sonoras.
  • Escuchar y cantar diferentes canciones.

RECURSOS:

  • Cd`s
  • Equipo de música
  • Instrumentos musicales
  • Materias de desecho
  • Proyector
  • Computadora

PRODUCTO FINAL:

Exposición de los instrumentos fabricados por los niños.

Actividades y recursos para trabajar en el jardín:

Leer Más

Día de los Jardines de infantes y las maestras jardineras – 28 de Mayo


El día 28 de mayo se festeja en Argentina el Día de los Jardines de Infantes, en homenaje a la educadora Rosario Vera Peñaloza.

Rosario Vera Peñaloza nació el 25 de diciembre de 1873 en Atiles, La Rioja, y, en el año 1900, fundó el primer Jardín de Infantes de la Argentina, en su provincia. Obtuvo el título Superior de Enseñanza en 1894, y desde ese entonces dedicó gran parte de su vida a organizar y sistematizar la enseñanza en preescolar, difundiendo principios y métodos innovadores que fueron un importante aporte a la educación. Recorrió el país impulsando la enseñanza popular, dictando cursos, transmitiendo en conferencias nuevas técnicas para la creación de Bibliotecas y, en el año 1931, creó el Museo Argentino en el Instituto Félix Bernasconi.

Rosario Vera Peñaloza, educadora y pedagoga, fallece el 28 de mayo de 1950. Por tal motivo se instauró dicha fecha como Día de los Jardines de Infantes y Día de la Maestra Jardinera.

Actividades y recursos para trabajar el “Día de los Jardines de Infantes” en el jardín:

Leer Más

Cuento: Púas, el erizo


Púas era un erizo pequeñito de color marrón, tenía un hocico negro y unas patitas gordas. Siempre se metía en líos por culpa de sus púas pinchosas.
Cierto día, se encontraba, Doña Gata, tejiendo una manta para su bebé gatito y Púas se acercó a curiosear.
La gata había comprado, en la tienda, una gran canasta de madejas de colores y quería terminar esa manta antes de que pase el invierno.
Doña gata le decía a su gatito:

  • ¡Qué lindo vas a estar! ¡Eres el gatito más lindo de toda la vecindad!

Púas se había escondido detrás del sillón, y los colores de las madejas llamaron su atención. Al inclinar la cabeza para verlas mejor, cayó dentro de ellas. ¡Qué desastre! Púas se había enganchado entre los hilos y había enredado todo con sus púas.

  • ¡Mirá lo que has hecho! ¡Ahora qué voy a hacer! –dijo Doña Gata, preocupada.

Púas se sintió muy avergonzado y pidió disculpas a Doña Gata, pero el hilo estaba destrozado y ya no servía para hacer la manta.
Al llegar a su casa, Púas le contó a su mamá lo que había ocurrido en casa de Doña Gata. Estaba tan apenado que le pidió ayuda a su mamá para que le enseñe a hacer una manta.
Su madre, sorprendida por el gesto noble de su hijo, le respondió:

  • No te preocupes Púas, todo tiene solución, yo voy a ayudarte. Pero recuerda: no debes ser tan travieso, debes tener más cuidado.

Luego de terminar la manta para Doña Gata, Púas salió a jugar al bosque. De repente vio la madriguera de un conejo y quiso entrar en ella para curiosear. La Doña Coneja acababa de tener crías, estaban todas allí dentro, muy juntitas, todavía eran demasiado pequeñas para salir.
Púas consiguió meterse en la madriguera, pero no podía ver nada. ¡Estaba todo muy oscuro! El erizo iba de un lado para otro, sin darse cuenta que según se movía, iba pinchando a las crías.

  • ¡Fuera de aquí! –le dijo Doña Coneja, muy enojada.

Púas estaba realmente triste. Él no quería hacer daño con sus púas, pero siempre le salía todo al revés. Y los animalitos del bosque siempre se enojaban.
De regreso a su casa, a Púas se le ocurrió una gran idea para compensar a todos los animalitos a los que había hecho enojar, y, de paso, darle utilidad a esas púas pinchudas:

  • ¡Ya sé! ¡Limpiaré las alfombras de las casas de los animalitos! –dijo Púas, convencido de que había encontrado la solución. – Esta vez tengo que hacerlo bien y estar preparado para trabajar. No volveré a equivocarme.

Al día siguiente, Púas, se colocó su mascarillas para el polvo y se dirigió a la casa de Doña Gata, luego a la de Doña Coneja y así fue limpiando la casa de todos los animalitos del lugar.
Todo los animalitos estaban contentos de que Púas hiciera algo que le gustara y no molestara a los demás.
Así fue como Púas se convirtió en un gran limpiador de alfombras y todos estuvieron muy orgullosos de él.

cuento, erizo, gata, conejo, animales, bosque, travesura, trabajo, enseñanza, reflexión, responsabilidad

 Cuentos para niños de 3 a 5 años

Leer Más