Poesía: Días de invierno

En esos días de invierno
cuando el sol entibie el aire,
me gusta ir a la plaza
y jugar toda la tarde.

Y si el frío no me deja
corretear por la vereda
ni salir siquiera al patio
para andar en bicicleta
yo me siento a disfrutar
de un tazón de chocolate
con tostadas y manteca
que mi mamita me hace.

Y a través de mi ventana
yo me pongo a contemplar
los remolinos de nieve
que dan vuelta sin parar.

Poesía: Sopa de moñitos

Cuando la noche se acuesta
bostezando en las hamacas,
los tilos sirven la sopa,
las nubes le tejen mantas.

La luna, que está espiando,
con sus cachetes de plata,
se desliza por la soga
que une al cielo con la plaza.

Pero la plaza es toda
fría de niebla y escarcha,
y la luna, tiritando,
pide a gritos su bufanda.

Doña noche, que la escucha,
le hace lugar en la cama,
le da sopa de moñitos
y le presta su frazada.

Susana Atias