Poesía: El sapo verde

Ese sapo verde
se esconde y se pierde;
así no lo besa
ninguna princesa.

Porque con un beso
él se hará princeso
o príncipe guapo;
¡y quiere ser sapo!

No quiere reinado,
ni trono dorado,
ni enorme castillo,
ni manto amarillo.

Tampoco lacayos
ni tres mil vasallos.
Quiere ver la luna
desde la laguna.

Una madrugada
lo encantó alguna hada;
y así se ha quedado:
sapo y encantado.

Disfruta de todo:
se mete en el lodo
saltándose, solo,
todo el protocolo.

Y le importa un pito
si no está bonito
cazar un insecto;
¡que nadie es perfecto!

¿Su regio dosel?
No se acuerda de él.
¿Su sábana roja?
Prefiere una hoja.

¿Su yelmo y su escudo?
Le gusta ir desnudo.
¿La princesa Eliana?
Él ama a una rana.

A una rana verde
que salta y se pierde
y mira la luna
desde la laguna.

Carmen Gil

Leer Más

Poesía: El lagarto está llorando

El lagarto está llorando.
La lagarta está llorando.
El lagarto y la lagarta
con delantalitos blancos.

Han perdido sin querer
su anillo de desposados.
¡Ay! su anillito de plomo,
¡ay! su anillito plomado

Un cielo grande y sin gente
monta en su globo a los pájaros.
El sol, capitán redondo,
lleva un chaleco de raso.

¡Miradlos qué viejos son!
¡Qué viejos son los lagartos!
¡Ay, cómo lloran y lloran!
¡Ay, ay, cómo están llorando!

Federico García Lorca

Leer Más

Poesías sobre Pingüinos

Diez pingüinitos en el mar

Un pingüinito no sabía nadar,
dos pingüinitos le fueron a enseñar,
tres pingüinitos se metieron al mar.

Y nadaron y nadaron y nadaron sin cesar,
Y nadaron y nadaron y nadaron sin cesar.

Cuatro pingüinos salieron a pasear,
cinco pingüinos fueron ya,
seis pingüinos saludaron al pasar.

Y pasearon y pasearon y pasearon sin cesar,
Y pasearon y pasearon y pasearon sin cesar.

Siete pingüinos hicieron una hilera,
ocho pingüinos marcharon al campás,
nueve pingüinos siguieron al primero.

Y jugaron y jugaron diez pingüinos en el mar,
Y jugaron y jugaron diez pingüinos en el mar.

-Viviana Lasover-

Pingüinitos

Patitas cortas,
piquito largo,
chaleco negro,
pechito blanco.

Pingüinito chueco
no puedes volar,
pero qué bien nadas
en el ancho mar.

-Mónica Tirabasso-

Leer Más

Poesía: La escuela del mar

A la rueda, rueda
de la caracola
duermen los cangrejos
y ríen las olas.

Los peces chiquitos
juegan en la arena,
se quedan dormidos,
junto a las ballenas.

Los peces despiertan,
saltan por las rocas,
burbujas de risas
hacen en el agua
sus palabras cortas.

Cantan, sueñan, bailan,
y con sus manitas
mecen en sus cunas
a las estrellitas.

Al acuario-escuela
van los pecesitos,
pompas de colores
entre sus libritos.

A la rueda, rueda,
vamos a soñar
que pronto, mamita,
nos vendrá a buscar.

Leer Más