En este momento estás viendo ¿Qué es una Figura de apego?

El vínculo de apego es el contacto amoroso y cercano que generamos con nuestros/as hijos/as desde que nacen, durante su crecimiento y hasta la adultez.

Es un vínculo emocional diferente a cualquier otro lazo afectivo. Si bien todos los vínculos afectivos son importantes y cumples distintos roles, es en nuestra figura de apego donde conseguimos recuperar el equilibrio emocional cuando se perturba.

Como cuidadores, vamos transmitiendo mucha información acerca del entorno y quienes lo habitan, siguiendo nuestra propia perspectiva.

Nuestra relación con el mundo será la primera lectura que harán los/as niños/as: nuestras palabras, gestos, emociones, lenguaje corporal, acciones van a determinar la forma en que ellos/as comenzarán a generar sus primeros vínculos.

Es esperable sentirnos temerosos o desconfiados al principio, y que pongamos nuestra atención en mantener segura a la cría, pequeña e indefensa; pronto irán creciendo y descubriendo las consecuencias de cada acción y podrán evitar el peligro a su debido momento.

Vincularnos desde el apego implica generar un ambiente donde predomine la confianza, el respeto, la disponibilidad, la incondicionalidad.

Los/as niños/as que crecen en espacios seguros generan empatía hacia los demás y se animan a mostrarse vulnerables ante la mirada ajena.

Pueden llorar, enojarse, abrazar. Esos/as niños/as pueden expresar sus emociones, se muestran genuinos/as y no tratan de esconder lo que sienten por miedo a las burlas o al rechazo.

El apego es ese vínculo especial en cuya compañía y contacto nos sentimos “en casa”. Es donde nos conocen, donde podemos confiar, donde nos sentimos seguros. Es nuestro lugar en el mundo.

“Ser figura de apego puede convertir a alguien en superhéroe, capaz de consolar, aliviar preocupaciones, calmar el miedo, disminuir el dolor”. Apego y crianza – Inés Di Bártolo / Maritchu Seitún

Deja una respuesta