Poesía: Tu mano y la mía

Tu mano y la mía
hicieron un sol
pequeño, gigante
radiante de amor.

Pasaron los días,
nuestro sol creció
pero hoy debemos
decirnos adiós.

Por eso (nombre del niño)
te pido yo
a donde vos vayas
llevá nuestro sol.

Comparte con tus amigos: