El diagnóstico inicial

El diagnóstico inicial es un instrumento de gran valor para el docente que se realiza antes de iniciar el proceso de enseñanza-aprendizaje, para determinar las características del grupo o individuo a evaluar; al mismo tiempo que nos permite acceder a la información necesaria, permitiendo conocer los saberes previos de los niños (conocimientos, comprensiones, interpretaciones, hábitos, destrezas) acompañados de sus estados físicos, emocionales, capacidades madurativas e intereses, a través de la observación directa.

En primer término se deberá establecer qué se quiere saber, hacia a dónde apuntar, y se confeccionará a una grilla o planilla adecuada que dará lugar a recoger los datos necesarios de manera sistematizada y organizada.

Luego el docente se someterá a la observación del grupo o individuo y registrará en dicha grilla lo que ha observado, sin obviar todos aquellos datos que le resulten significativos.

Partiendo del relevamiento de saberes obtenidos, se determinarán los propósitos que se desarrollarán durante todo el proceso de enseñanza-aprendizaje y se configurará un informe brindando información específica del grupo o individuo.

Establecer objetivos, recoger información, analizar e interpretar datos. Sin lugar a dudas, estos conceptos implican un acercamiento hacia los saberes previos de los niños, contribuyendo al docente para intervenir de manera positiva en su desarrollo.

Recursos complementarios:

Comparte con tus amigos: